Últimas noticias

Conoce las protecciones que deben tomar las y los trabajadores de las procesadoras de mariscos durante la pandemia

Varias agencias gubernamentales en Estados Unidos desarrollaron una guía de protección para trabajadoras y trabajadores en plantas de procesamiento de mariscos.

Aunque las y los trabajadores involucrados en esta industria no están expuestos al COVID-19 a través del pescado y los demás productos de mar que manipulan, sus entornos laborales —estaciones de procesamiento y otras áreas en fábricas donde tienen contacto cercano con compañeros(as) de trabajo y supervisores— podrían aumentar el riesgo de contraer el virus.  

Entre los factores que incrementan el riesgo para adquirir el virus en los lugares de trabajo están: 

1) La distancia entre las y los trabajadores que procesan alimentos de mar, quienes a menudo trabajan cerca de otras personas en áreas como en estaciones de corte, empaquetado o control de calidad y en líneas de procesamiento; 

2) La duración del tiempo de contacto entre las personas trabajadoras  (p. ej., más de 8 o 16 horas por turno) y 

3) El tipo de contacto: cuando una persona que tiene el virus tose, estornuda o habla, también es posible que la exposición ocurra debido al contacto con superficies u objetos contaminados como herramientas, estaciones de trabajo o sitios de descanso.

Los empleadores de plantas de procesamiento de alimentos del mar deben elaborar un plan de evaluación y control del COVID-19, este plan incluye medidas para prevenir, detectar casos y responder ante la enfermedad. Las y los trabajadores deben saber quién es el o la responsable del manejo del plan en el lugar de trabajo y a quién acudir en caso de tener alguna inquietud acerca del virus.

Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) recomienda usar mascarillas de tela para la cara como medida de protección, además de permanecer al menos a 6 pies de distancia de otras personas. Los empleadores deben garantizar que las mascarillas de tela en los lugares de trabajo se usen de manera adecuada:

  • La mascarilla debe cubrir la nariz y boca y ajustarse de manera firme y cómoda a los lados de la cara. 

  • Es preferible que tenga varias capas de tela, que se pueda lavar y no usarla en caso de estar húmeda. 

  • Según sea necesario, el empleador deberá proveer mascarillas limpias.

 

Los empleadores y las personas trabajadoras deben tener en cuenta lo siguiente:

  • Limpiar y desinfectar frecuentemente todos los espacios de uso común: lugares de trabajo, alojamiento, comedores, cocinas, baños.

  • Asegurar una buena circulación del aire, con sistemas de filtración adecuados para los sitios cerrados.

  • Restringir la cantidad de personas dentro del espacio.

  • No compartir platos, vasos, cubiertos, tazas o utensilios de cocina. Los utensilios y la vajilla no desechables deben usarse con guantes y lavarse con agua caliente y jabón.

  • Usar guantes para retirar las bolsas de basura y desechar los residuos. 

  • Lavar la ropa de trabajo y almacenarla en un espacio adecuado. 

  • Respecto a la distancia en las habitaciones o dormitorios, lo recomendable es organizar las camas con una distancia de al menos 2 metros (6 pies) entre camas, agregar barreras físicas, como mamparas de plástico flexibles y limitar o evitar el uso de literas.

Los riesgos de contagio se reducen de manera significativa si llevas a cabo las medidas preventivas; no tomarlas en cuenta te pone en riesgo a ti y a quienes te rodean.  En caso de que exista una amenaza de contagio del COVID-19 entre las personas con las que trabajas durante esta temporada y tu empleador no siga las recomendaciones para prevenir la introducción del COVID-19 en tu lugar de trabajo puedes presentar una queja ante la Administración de Seguridad y Salud Ocupacional(OSHA) - 800-321-6742. 
 

Para mayor información o apoyo, puedes contactar al Centro de los Derechos del Migrante (CDM):

Llamada gratuita desde los Estados Unidos: 1.855.234.9699

Llamada gratuita desde México: 800 590 1773 

Email: contratados@cdmigrante.org

La guía fue elaborada por El Centro para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) y la Administración de Seguridad y Salud Ocupacional (OSHA), en colaboración con la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA).