Últimas noticias

Personas Trabajadoras Migrantes Que Reconstruyen Sitios Destruidos por Huracanes Enfrentan Salarios Injustos y Miedo a la Deportación

Cientos de personas inmigrantes indocumentadas que reparan los daños causados por los huracanes devastadores que han golpeado las comunidades de los Estados Unidos son explotadas, obligadas a trabajar en condiciones inseguras y sufren frecuentes robos de salarios.

Al igual que las y los trabajadores agrícolas migrantes que siguen los cultivos, quienes trabajan reconstruyendo sitios destruidos por huracanes se trasladan de un desastre a otro. Viajaron a Nueva Orleans después del huracán Katrina; a Houston después de Harvey; a Carolina del Norte después de Florence; a Florida después de Irma y Michael. Y a medida que Estados Unidos se enfrenta a un clima más extremo causado por el cambio climático, el trabajo de las personas que reconstruyen sitios destruidos por huracanes se ha convertido en una industria en crecimiento.

Esta fuerza laboral, mayoritariamente compuesta por personas centroamericanas, mexicanas y venezolanas, son solicitantes de asilo, huyendo de la persecución en sus países de origen. Ellas ven este tipo de empleo como una posibilidad para ayudar a sus familias porque saben que el trabajo es abundante y paga bien.

Las condiciones en las que las y los trabajadores operan pueden ser complicadas, incluyendo dificultades para recibir sueldos dignos, condiciones de trabajo inseguras, viviendas casi inhabitables, y el miedo a terminar atrapados por el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE, por sus siglas en ingles). 

 

Con información de New York Times

Foto: Wikipedia Commons