Últimas noticias

“Luis” lucha por sus derechos después de arriesgar su salud como trabajador agrícola

Como muchas personas, “Luis” (un apodo que usamos para proteger su privacidad) tuvo que seguir trabajando durante la pandemia. Cuando un reclutador le ofreció por primera vez a Luis un trabajo como trabajador agrícola en Georgia, pensó que sería una gran oportunidad, a pesar del riesgo de coronavirus. Sin embargo, pronto descubrió lo contrario. 

Primero, su empleador le cobró una cuota de reclutamiento ilegal de $1,000 USD, que nunca fue reembolsada. Luego, cuando llegó, descubrió que su jefe no tenía suficiente trabajo para él. El reclutador le había prometido a Luis al menos 35 horas de trabajo por semana, pero Luis a menudo terminaba trabajando menos de 25 horas. También, su jefe muchas veces le pagaba menos del salario prometido. Finalmente, tanto la vivienda como la camioneta que el patrón le proveyó a Luis y a sus compañeros de trabajo tenían agujeros en los pisos que eran tan grandes que temían por su seguridad.

Sabemos que la experiencia de Luis no es única. El Centro de los Derechos del Migrante (CDM) publicó recientemente un informe sobre el programa H-2A que muestra que el 100% de los trabajadores H-2A experimentan al menos una violación grave de sus derechos. Sin embargo, incluso cuando la pandemia pone de relieve cuán esenciales son los trabajadores agrícolas para el mundo, persisten los abusos en el programa H-2A. Incluso cuando los trabajadores como Luis arriesgan sus vidas para cosechar nuestros alimentos, sufren la falta de cumplimiento de las protecciones existentes y una falta total de protecciones exigibles para mantenerlos a salvo durante la pandemia.

Aunque Luis tuvo la suerte de evitar enfermarse del COVID-19, aún sufrió innumerables violaciones de sus derechos. Entonces, con la ayuda del CDM, Luis presentó una queja ante la División de Horas y Salarios del Departamento de Trabajo de los Estados Unidos, ahora espera recuperar la cuota de reclutamiento ilegal que pagó y asegurarse de que nadie más tenga que trabajar en las mismas condiciones que él.

Si usted o alguien que conoce tuvo una experiencia similar a la de Luis, puede comunicarse con el CDM para explorar sus opciones legales. Para obtener más información o asistencia, puede contactarnos de manera completamente gratuita y confidencial en los siguientes números:

 

Desde Estados Unidos: 1.855.234.9699

Desde México: 800 590 1773

Correo electrónico: contratados@cdmigrante.org

Facebook: facebook.com/contratados.org